Categorías | Claves Temáticas, Medio Ambiente

Etiquetas |

Este Mundo no es viable

13 octubre 2011 | Autor:admin

El mundo que conocemos hoy no es viable. Los intereses económicos de una parte de la humanidad, junto a su falsa idea de bienestar, destrozan el planeta, provocan conflictos, desplazamientos y empobrecen a la mayor parte de la población. Vivimos en una época de consumismo atroz donde no hay tiempo para el análisis, pero en la que las relaciones son cada vez más complejas. Hoy en día, cada acción que realizamos en el Norte repercute en el Sur aunque apenas nos demos cuenta.

Por eso es necesario que las informaciones de los medios ayuden a explicar y a entender los complicados conceptos e hilos que tejen el mapa mundial. Sólo de este modo seremos capaces de asumir nuestras responsabilidades y formar parte de una ciudadanía comprometida. El periodista forma parte de esta sociedad acelerada. Encerrado en su trabajo diario salta de un tema a otro sin apenas digerirlos ni relacionarlos. Sin embargo, es necesario que se pare a reflexionar, ya que con su voz, puede contribuir a la que la gente se replantee sus ideas y a modificar actitudes que deterioran el planeta y la calidad de vida del conjunto de la población.

Crisis sistémica

En el  difícil contexto en el que nos encontramos vemos a diario noticias que hablan de crisis económica y financiera. Sin embargo, estos han sido sólo dos pequeños vértices del problema real en el que vivimos; nuestro sistema actual no funciona. Hay crisis ambiental, crisis energética, política y valores. Todos estos problemas están relacionados y responden a un modelo de desarrollo basado en una idea de consumo y producción material sin límites, cuyas consecuencias afectan a toda la población. De ahí que hablemos de una crisis sistémica que plantee un nuevo contexto. Para adaptarnos a él estamos obligados a modificar nuestras orientaciones políticas y sociales hacia modelos más sostenibles.

El sistema productivo sobre el que se han desarrollado nuestras sociedades se ha esmerado en gestar una ciudadanía escasamente crítica que ha dejado el poder en manos de los poderes políticos y las grandes empresas e instituciones internacionales, responsables de las crecientes desigualdades sociales, la inseguridad alimentaria, las migraciones, el origen de muchos conflictos y el deterioro del medio ambiente.

Un sistema más justo y equitativo en términos socio-ecológicos debería adoptar un enfoque multidimensional que reconozca que la producción y el consumo son sólo dos componentes más del bienestar humano, y que el maximizar ambos no necesariamente conduce a incrementar nuestro nivel de desarrollo. Es necesario diferenciar entre crecimiento económico y desarrollo.

Déficit ecológico y huella ecológica

Uno de los principales problemas que nos han llevado a esta situación de crisis sistémica es que consumimos por encima de nuestras posibilidades. Estamos agotando los recursos del planeta. Pero no todos tenemos la misma responsabilidad. De hecho, se calcula que un 20% de la población, la que reside en los países desarrollados, consume el 80% de los recursos. Ese  20% de la humanidad no sólo es quien ha agotado los recursos naturales, sino que es también responsable de la destrucción de la capa de ozono y ha generado montañas de basura.

Durante años hemos actuado bajo la falsa ilusión de que el planeta cuenta con una cantidad infinita de recursos a disposición de los humanos. Pero hay una serie limitada de bienes que debemos compartir entre todos los habitantes del planeta. Cuando consumimos de más o desperdiciamos lo que tenemos es a costa de los intereses de otros. El despilfarro del Norte empobrece a los países del Sur. Una relación que, sin embargo, no se ve reflejada en los medios informativos.

La falsa fe en la posibilidad de un consumo sin límites que aparece en la publicidad contradice la realidad de un mundo ecológicamente finito. Esta es una de las consecuencias más evidentes del divorcio existente entre sociedad y naturaleza que caracteriza a los países  desarrollados. Este divorcio se ve acrecentado a medida que más y más población humana se concentra en las grandes urbes. El hecho de que más de la mitad de la población mundial viva ya en ciudades contribuye a consolidar una falsa percepción de desvinculación e independencia con respecto a los ecosistemas y los servicios que estos generan.

Pero no sólo es que una minúscula parte de la población emplee lo que es de toda la humanidad, sino que sobrepasa los recursos actuales y se endeuda con las poblaciones futuras. Consumimos más recursos de los que el planeta es capaz de generar y contaminamos más de los que puede absorber y asumir. Para entenderlo hay que tener en cuenta el concepto de Huella ecológica. La huella ecológica es el cociente de dividir la superficie productiva del planeta entre el número de personas que lo habitan. Según los últimos datos el resultado es aproximadamente de 1,8 hectáreas por persona. Si se supera, se produce un deterioro grave de la naturaleza. Actualmente la media mundial es de 2,2 hectáreas por persona, sin embargo esto no se distribuye de manera homogénea. La de un habitante medio de Estados Unidos es de 5 hectáreas, mientras que la de un español es 3 hectáreas y la de un indio, 0,8 hectáreas. Si los niveles de consumo de todas las personas de la tierra fuese como el de los americanos harían falta cuatro o cinco planetas Tierra. Pero no se trata ya solamente de que el modelo occidental no sea extensible a escala universal, es que ni tan siquiera se puede mantener en el Norte en sus condiciones actuales. El medio ambiente depende de nuestras acciones colectivas y está condicionado por las medidas que tomemos hoy.

Fuente: http://myfootprint.org/es/about_the_quiz/what_it_measures/

Conflictos y migraciones ambientales

Vivimos por encima de nuestras posibilidades, pero no a todos nos repercute de la misma manera. Precisamente los países del Sur, los que menos contribuyen al deterioro ambiental, son los más afectados. Por lo general son países que dependen de las materias primas y del consumo local para sobrevivir, por lo que pequeños cambios en el entorno modifican por completo su modo de vida. La degradación ambiental provoca el empobrecimiento, la lucha por los recursos y obliga a desplazarse a miles de personas a otros lugares en busca de sustento.

Si analizamos las noticias de los medios de comunicación vemos que continuamente hacen referencia a guerras y migraciones. Sin embargo, rara vez son explicadas en clave ambiental. Por lo general no buscan la raíz del problema, sino que describen acontecimientos puntuales y concretos. Esto hace que, la mayoría de las veces, los espectadores olviden o desconozcan cuáles son los motivos de estos conflictos. En ocasiones, incluso los propios sujetos implicados desconocen estos temas.  

Fenómenos como el cambio climático, la deforestación, la desertificación o el agotamiento de los recursos están provocando continuos desplazamientos de población hacia los núcleos urbanos. Según las estimaciones de Naciones Unidas el 60% de los movimientos migratorios podrían tener su origen en cuestiones ambientales, aunque la mayoría de las veces se traducen como movilizaciones por causas socioeconómicas. Es un fenómeno complejo que actualmente tan sólo es tenido en cuenta cuando se habla del impacto de catástrofes naturales repentinas y no en las consecuencias a largo plazo que genera la degradación ambiental.

También es común que los conflictos, tanto a nivel local como internacional tengan como base la lucha por el dominio de unos bienes naturales escasos. La dificultad de estos problemas ambientales es que es difícil cuantificarlos, identificar sus fuentes o responsables, individualizar sus causas y precisar quiénes se benefician y quiénes se perjudican con ellos. Pero la comprensión del origen y la evolución de los conflictos ambientales son de especial importancia para avanzar hacia su resolución y incluso para prevenirlos, y es aquí donde los comunicadores juegan un papel muy importante.

Muchos de los conflictos ambientales de nivel local parecen invisibles a los ojos de la opinión pública. En otras ocasiones no son noticia hasta que en el enfrentamiento se implica una gran potencia mundial. Para cuando llegan a ser portadas la razón originaria del enfrentamiento ha pasado ya a un segundo plano y se confunde y disfraza como luchas de poder políticas o económicas. El resultado es una percepción social ambigua de la realidad.

Economía Verde

En los medios se nos muestra que el éxito de la humanidad se basa en el control y el dominio del entorno. Se mantiene el mito del hombre frente a la naturaleza. Los seres humanos han reducido a la naturaleza a mero objeto o recurso, apropiable, mensurable y medible del que se puede se puede obtener beneficios. Pero hoy no se puede continuar con un crecimiento económico que conlleve el insostenible impacto ambiental al que estamos acostumbrados. Es necesario cambiar las reglas del juego. Siguiendo un poco esta línea y tratando de respetar el entorno, ha surgido un nuevo concepto de negocio respetuoso con el medio ambiente. Se conoce como la “economía verde”, una expresión que ha calado, pese a no conseguir un consenso total. Se podría definir como “un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades”. Esta definición fue empleada por primera vez en 1987 en la Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo de la ONU (la conocida comisión Brundtland) y se espera que las próximas reuniones de Naciones Unidas sobre cambio climático sigan muy cerca estas ideas.

En momentos en los que la situación económica no es favorable, es común que se deje en un segundo plano las cuestiones ambientales. Sin embargo, se estima que los costes globales y los riesgos del cambio climático, (traducidos en pérdidas de cultivos, aumento de desastres naturales, epidemias, etc.) equivaldrán a la reducción del 5% del PIB global anual, y si no actuamos pronto, podrían llegar más de un 20%. La idea de que no es posible hacer frente al cambio climático porque se necesitan grandes cantidades de dinero choca con la realidad de que, de no realizarse, acabará por producirse, antes o después, una grave recesión. La Economía Verde surge en este contexto como una alternativa para producir empleo y generar riqueza a la vez que se respeta el entorno.

Pero no se pueden caer en atajos en el camino hacia el desarrollo sostenible. Su objetivo no es sustituir sin más unas empresas por otras, sino producir un cambio en los comportamientos y tendencias en toda la comunidad internacional, en dirigentes políticos, en el mundo empresarial y en la ciudadanía.

No cabe duda de que un cambio de mentalidad es lento y difícil. Requiere afianzar nuevos valores. Para conseguirlo resulta de gran importancia los programas educativos y divulgativos. Por eso, el periodista que decide afrontar por primera vez  temas  relacionados con el medio ambiente y el desarrollo sostenible tiene una responsabilidad enorme, un compromiso con el planeta y con el futuro de la humanidad.

Impresora PDF    Enviar artculo en formato PDF   


Deja tu comentario

Advertise Here