Categorías | América, Claves Geográficas

Etiquetas |

América Latina en evolución

27 septiembre 2011 | Autor:admin

La Región del mundo en la que mayor número de personas habla castellano ha sufrido y disfrutado diversos cambios en los últimos tiempos que relanzaron su imagen, positiva o negativa, en los medios de comunicación.

Antonio Rodriguez

A continuación se expondrán brevemente algunos de los temas que seguirán siendo relevantes para América Latina y para la imagen que ésta tiene en España. La falta de espacio en nuestros medios de información tradicionales y la rigidez de las líneas editoriales impiden que muchas temáticas latinoamericanas reales, interesantes y noticiosas vean la luz, o la vean con la profundidad, el contexto, el contraste y el rigor necesarios para que nuestras audiencias se acerquen a América Latina con un buen conocimiento de causa a través de estos medios.

A pesar de esto muchos y muchas profesionales del periodismo siguen haciendo su trabajo de la manera más honesta posible en los tiempos que corren, informando sobre una complicada, apasionante y a la vez cercana Región del mundo.

Con este breve texto se pretende compartir algunos elementos de análisis, que sin duda repercuten en lo que creemos es más importante para la población latinoamericana: su bienestar social y la capacidad para decidir libremente su futuro.

Para ampliar la prospección de cara al futuro latinoamericano aconsejamos ver detenidamente el texto del profesor Edgar Jiménez, incluido en esta guía.

1. Recursos naturales

El pasado, el presente y el futuro de esta región han estado y estarán marcados por el petróleo, pero otros recursos naturales están haciéndose fuertes y tomando una importancia para los años venideros que tendrán una importancia informativa significativa.

1.1.  Hidrocarburos.

El precio del petróleo y del gas marcan los ingresos de las multinacionales que están presentes en diversos países de América Latina y también de los países que nacionalizaron estos recursos, ya sea durante el pasado siglo XX o durante esta primera década del siglo XXI.

La caída del precio del petróleo siempre ha significado crisis para los productores latinoamericanos, pero si además de la bajada de estos precios se encuentran con una crisis económica mundial casi generalizada el miedo se apodera de los dueños y explotadores de este bien limitado. Esto está afectando de manera directa las inversiones sociales de gobiernos como el venezolano, el brasileño, el ecuatoriano y el boliviano, ya que éstas aumentaron de manera significativa gracias al reparto de los beneficios del oro negro entre los diversos programas sociales, nacieran estos en los ministerios correspondientes o bien fueran planes específicos prácticamente independientes de la gestión de los ministerios. Estos países están capeando el temporal como pueden, y en el caso de Venezuela, Ecuador y Bolivia habrá que estar atentos para ver si en los próximos cinco años mantienen los avances sociales conseguidos con los precios petrolíferos que se avecinan.

La inversión social directa a partir de los beneficios del petróleo en México no ha sido tan significativa como en los países anteriormente mencionados, en los que se multiplicó respecto a los gobiernos anteriores a Chávez, Correa o Morales. El problema mexicano con el petróleo se refiere al tiempo que les queda de uso y disfrute de este bien natural, y a la falta de modernización de la empresa estatal responsable de su extracción y comercialización. Se ha llegado a dar 50 años antes de que se agoten sus reservas si continúan los ritmos actuales de extracción y la falta de inversión en nuevos equipos; eso significaría un colapso económico para México difícil de imaginar en estos momentos y de consecuencias inabarcables.

De momento no se ha aceptado la extracción por parte de multinacionales extranjeras que tienen equipos inexistentes en el país azteca, necesarios para trabajar a las profundidades que se van a necesitar en los próximos años. El problema se incrementa si observamos que a través de extracción a enorme distancia algunas de estas multinacionales, ubicadas en territorio de Estados Unidos, ya han comenzado a absorber petróleo de algunas grandes bolsas petrolíferas subacuáticas mexicanas.

1.2.  Agua dulce.

El futuro de América Latina, como el de otras grandes regiones del mundo pasa por el control y explotación de los grandes recursos de agua dulce que posee. Además de la potabilidad del agua de sus enormes ríos, hay un bien oculto que ya se está haciendo cada vez más presente para algunas multinacionales: las reservas de aguas subterráneas. A la cabeza de éstas encontramos al acuífero guaraní que con su 1.190.000 de kilómetros cuadrados ocupa zonas subterráneas de Brasil (el 9,9% de su territorio), Argentina (el 7,8%), Uruguay (el 25,5%)  y Paraguay (el 17,2%). Menos en Argentina la mayor parte de este acuífero se puede encontrar a distancias que van de los 50 a los 1.500 metros de profundidad.

Por ejemplo Brasil ya abastece con esa agua entre 300 y 500 ciudades. Para comprender la importancia que tiene este recurso natural para el futuro de América Latina hay que decir que acoge unos 50.000 kilómetros cúbicos de agua y que podría abastecer a 6.000 millones de habitantes durante 200 años si cada uno gastase 100 litros al día.

El control del agua potable latinoamericana será de vital importancia para la región, pudiéndole dar un protagonismo en el futuro que no tiene hoy en día, o convirtiéndose en otra oportunidad perdida al ceder la explotación de la misma a manos extranjeras.

2. Seguridad y violencia estructural

Todavía algunos países latinoamericanos siguen estando en los primeros puestos de las listas de inseguridad y de violencia estructural. Esto está vinculado, entre otras causas, con diversos factores que tienen difícil solución en estos momentos: tasas de altísima inequidad entre ricos y pobres, narcotráfico, incremento de la industria del crimen organizado, y altos niveles de corrupción.

2.1. Diferencia sociales.

Países como Brasil, México o Chile están entre los que mayor diferencia entre ricos y pobres tienen del mundo, demostrando que unos excelentes resultados macroeconómicos en algunas ocasiones no reflejan una inversión social suficiente para trabajar por disminuir la pobreza. Esto afecta a la población más pobre empujándola en muchos casos a intentar obtener a la fuerza una parte del pastel económico de sus países, que ven como pasea por las calles, día a día, reflejado en automóviles lujosos y en una ostentación difícil de creer hasta que no se observa de cerca.

Trabajar para lograr disminuir la pobreza se ha convertido en un motivo de seguridad nacional para muchos de estos países, no solamente en una cuestión de ética política y social. El problema sigue siendo que, a pesar de esto, muchos de ellos no toman medidas, ni oportunas, ni acertadas, para lograr resultados dignos de mención.

2.2. Narcotráfico.

Sigue siendo el problema más inabarcable de la región, y del resto del mundo. La cuestión es que en la zona andina se produce el mayor porcentaje de cocaína del mundo y que los planes de cultivos sustitutivos y apoyos a los cultivadores de hoja de coca no han tenido los resultados esperados por Europa y Estados Unidos.

La violencia de los últimos tiempos en México, que está lejos de desaparecer, tiene como uno de sus motivos principales la lucha por el control tanto de territorio como de líneas estratégicas del negocio del narcotráfico. Colombia sigue siendo el estandarte del cultivo de la hoja de coca, del procesamiento hasta convertirla en cocaína y de parte del traslado y venta de la mercancía final. Pero cuando se ha logrado disminuir el territorio de cultivo en Colombia significativamente, ha crecido con gran intensidad en Perú o Bolivia, dando cifras totales de la región andina que lejos de disminuir han aumentado desde el inicio de la puesta en marcha de los planes norteamericanos al respecto, principalmente del Plan Colombia. Si no se aumentan notablemente los aportes económicos para sostener a los agricultores afectados por este problema, ofreciéndoles realmente una opción digna, este problema seguirá aumentando cada año. El Transnational Institute de Amsterdam, entidad especializada en la materia, lo lleva advirtiendo más de 10 años.

Por otro lado también se han diversificado las rutas de transporte de la mercancía, y los medios para dicho transporte, haciéndose más rápidos e indetectables, y las rutas más complejas, atravesando la mayor parte de los países latinoamericanos hasta que los narcóticos abandonen ese continente hacia Europa en barco o avión, o se dirijan a Estados Unidos también por vía marítima o aérea.

No se debería olvidar que, por ejemplo, España es el país en el que porcentualmente respecto al número de habitantes más cocaína se consume del mundo.

2.3. Altos niveles de corrupción.

Todavía sigue siendo uno de los principales problemas de América Latina, que afecta directamente a la seguridad en la región, ya que gran parte del dinero que sigue corrompiendo viene de los negocios ilegales, principal pero no únicamente del narcotráfico.

Todavía no se han obtenido resultados positivos en la lucha contra la corrupción en ningún país latinoamericano, lo que no es muy esperanzador ya que estos resultados se vienen prometiendo desde los años 70. Si los niveles de esta lacra siguen como están o aumentan es imposible conseguir avances significativos en la lucha contra la pobreza, contra el narcotráfico o contra la inseguridad.

Por otro lado la ausencia de presión a los elementos corruptores se convierte en una de las claves para que los corruptos sigan manteniendo su estatus en la región.

3. Gobernabilidad democrática

El aumento de la calidad de la democracia es una preocupación para todos los países del mundo, pero América Latina lleva en el ojo del huracán aproximadamente una década en la que ha visto cambios significativos en algunos de sus sistemas políticos, cambios criticados y alabados, que no han dejado indiferente a ningún analista político.

3.1. Cambios constitucionales

En muchos países las constituciones parecen documentos rígidos que no admiten cambios posibles aunque dichos países tengan evoluciones y crecimientos a nivel social, político y económico. En Venezuela, Bolivia y Ecuador ha habido cambios en sus Constituciones que eran impensables a finales del siglo pasado. Se ha criticado esos cambios tachándoles de medidas casi dictatoriales, pero no se debe olvidar que todos ellos han pasado por las urnas en dichos países y han sido ratificados por la mayoría de sus poblaciones.

En los próximos años seguirán en el poder tanto Hugo Chávez, como Evo Morales y Rafael Correa, que han obtenido el beneplácito para ello de la mayor parte de los votantes de sus países. Eso va a seguir proporcionando un gran número de posibles coberturas informativas en España, y sería muy positivo que dichas coberturas se hiciesen desde una posición conocedora de las realidades de estos países y con un contraste de fuentes digno del periodismo informativo.

Las oposiciones en estos países que han tenido cambios sustanciales en sus maneras de hacer política han demostrado una falta de madurez significativa y en casi todos los casos una ausencia de programas políticos capaces de arrastrar el voto suficiente para llevarles al poder. En algunos casos estas oposiciones han llegado a la violencia física de la que acusan a sus gobiernos, el ejemplo de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia es clave, siendo su heterogéneo movimiento de oposición el que ha provocado la inmensa mayoría de los brotes de violencia que sufrió esta región boliviana.

En España no ha gustado que estos gobiernos amenacen los intereses de las multinacionales y los grupos económicos españoles que operan en sus países, principalmente por un aumento de los impuestos que tienen que pagar por sus actividades, sin parangón en la historia latinoamericana.

3.2. Breve mapeo político

Se mantienen con gobiernos conservadores México, Honduras, Costa Rica, Colombia y República Dominicana.

Los progresistas, con infinidad de matices y diferencias, son El Salvador, Nicaragua, Panamá con un posible cambio de rumbo, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil.

El caso de Cuba está aparte, siendo también una fuente inagotable de noticias, a la espera de una transición que no asesine los logros en educación y sanidad cubanos, y que permita a su pueblo decidir lo que quiere para su futuro, sin retroceder en sus avances.

Nunca ates se había contemplado un panorama político como éste, donde las expectativas de cambios sociales sean tan claras y contundentes. Los próximos diez años verán consolidarse elementos de mejora social o verán cómo el descenso de la pobreza en América Latina sigue siendo un mito. Desde luego los ingredientes actuales permiten a los latinoamericanos poder soñar con el cambio, aunque sea pequeño, como nunca antes lo habían podido hacer.

Para esto el incremento de la participación de la sociedad latinoamericana en política va a resultar un elemento clave. El empoderamiento de algunas minorías excluidas de la participación política, por el desgaste brutal de muchos partidos tradicionales, es otro elemento importante. Las medidas de participación popular directa también son importantes en varios países latinoamericanos, por ejemplo está la posibilidad de realizar referéndums revocatorios tanto de los presidentes o presidentas como del resto de autoridades que se elijan en sufragios, para ello hay que obtener un número de firmas determinado y plantear la salida de dichos cargos públicos del poder.

Los avances en materia electoral, en líneas generales, son notorios en América Latina, siendo esto ratificado de manera reiterada en los últimos 10 años por las observaciones electorales de las principales entidades internacionales que se dedican a ello, Unión Europea, Organización de Estados Americanos y Fundación Carter. México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Venezuela, Ecuador, son algunos ejemplos de países que han solicitado dichas observaciones internacionales para mejorar sus procesos electorales. Todo esto se puede comprobar en los informes de acceso público que todas estas entidades tienen publicados.

Los medios de comunicación latinoamericanos en los últimos 10 años también han demostrado una capacidad de polarización digna de mención, que ha generado un activismo político desde dichos medios claramente medible. La imagen que han difundido de sus propios países ha sido de enfrentamiento, haciendo ver como habituales situaciones absolutamente absurdas en Europa, por ejemplo que no existiese hasta hace un año televisión pública en Ecuador era un hecho sin importancia, siendo normal la aceptación de los medios televisivos privados con todos sus intereses económicos. Este fenómeno ha hecho que aumente la lucha política desde los medios con militancias claras, también militancias económicas claras, consiguiendo un descenso en la calidad del periodismo informativo, ya que, también sólo por poner un ejemplo, el contraste de fuentes, elemento básico del periodismo informativo, está brillando por su ausencia en la mayoría de los casos.

Los problemas de América Latina van a seguir llenando páginas y minutos en  los informativos periodísticos, la lista de estos problemas va a seguir creciendo, el asesinato masivo de mujeres en México y Guatemala, el trabajo y la explotación sexual infantil, la falta de equidad extrema en el reparto de la riqueza de sus países, las revoluciones políticas dentro de regímenes democráticos, sólo por poner algunos ejemplos, van a continuar dando una imagen negativa de América Latina en los medios españoles, con tratamientos muy parciales. Junto con estas realidades también se encuentran otras que pocas veces aparecen en los medios y debieran hacerlo.

La capacidad por transformarse, adaptarse y mejorar de muchos de sus pueblos es el mejor motor de cambio que tienen. En la medida que ésta capacidad aumente, América Latina irá dejando las listas negras del desarrollo humano, y ojalá a la vez las de los medios de comunicación.

PDF24    Enviar artculo en formato PDF   


Deja tu comentario

Advertise Here